jueves, octubre 21, 2010

Sobre la coexistencia democrática de diversos modelos de organización sindical

Detrás de los episodios que enlutaron en el dia de hoy el corazón de la clase obrera argentina, vuelven a aparecer problemáticas que la relación estado-sociedad no termina de resolver.

¿Es posible la coexistencia democrática de diversos modelos de organización sindical?

¿Que es lo que asegura la unidad de la clase obrera, la personería gremial o la concepción ideológico-política de los trabajadores?

Brasil tiene 7 centrales sindicales y sin embargo un trabajador, Luis Ignacio Lula Da Silva, ha conducido esa Nación durante 8 años.

¿Pueden existir en la argentina distintos modelos como los que consagran en este momento las distintas visiones político-gremiales?

¿Central de sindicatos y central de trabajadores son dos concepciones necesariamente antagónicas, en un momento muy distinto al de los ‘90 en el que podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que estamos en un momento de acumulación de poder y avance en las conquistas de los trabajadores argentinos?

Es necesario terminar con el unicato sindical y avanzar, como lo ha indicado la OIT en reiteradas oportunidades, en un marco legal que asegure la libertad y la democracia sindical.

Volviendo a los dolorosos acontecimientos de la tarde de ayer, siempre es bueno preguntarse cuando suceden estos episodios sobre quien es el beneficiario político del mismo, sobre todo en circunstancias en la que la argentina se esta debatiendo entre dos modelos de país. Es ahí donde empiezan a surgir rápidamente algunas respuestas en las redes sociales de Internet, como los nombres de Duhalde y Barrionuevo, extrañamente vinculados a los aparatos de seguridad del estado y habitues, como diría German Abdala, de la corruptela, la banda y la patota; como instrumentos permanentes de desestabilización política que junto a los medios de comunicación hegemónicos son las nuevas formas de alteración del orden democrático en los países emergentes.

Luis D’Elìa – Presidente de la Federación de Tierra y Vivienda (FTV)

3 comentarios:

Mauricio Arce dijo...

El asesinato de unjoven militante como Mariano Ferreyra no solo debe motivar actos de protesta. Todos los que somos padres y argentinos debemos involucrarnos e ir a la Plaza de Mayo.

Juicio y castigo a los responsables de la muerte de un nuevo inocente.

Marta de Flores dijo...

Muy cierto Luis, es triztisimo que no podamos ser un país con mas tolerancia a pesar de todo lo que nos ha pasado.

¡Que se terminen los negocios de los GREMIOS YA!

Rober dijo...

Fíjense el intelecto de J. W. Cooke, que toda esta problemática, la denunció hace 50 años. El sindicalismo personalista (caciques) lleva a una falta de legitimidad en la representación del trabajador, que es el pilar esencial de todo movimiento social.