lunes, enero 03, 2011

Cristina 2011, Imprescindible

por Luis D'Elía

Comienza el año 8 del Proyecto Nacional, Popular y Emancipador, iniciado por Néstor Kirchner en el 2003 y continuado por Cristina Fernández desde el 2007.

Un proyecto con muchos logros en derechos humanos, millones de jubilaciones a quienes fueron marginados por el neoliberalismo, democratización de las Fuerzas Armadas, recuperación de empresas privatizadas, de los fondos de jubilación, del trabajo, la producción y la industria nacional.

Un proyecto con extraordinario crecimiento y una tendencia ascendente de inclusión social, coronada por la Asignación Universal por Hijo (AUH) y una importante política de viviendas que entregó más de 500 mil soluciones habitacionales.

Una feroz resistencia fue superada por la entereza del liderazgo de Néstor, que enfrentó aún con su propia vida a los conspiradores, encabezados por la Sociedad Rural, los medios de comunicación hegemónicos, ex militares golpistas, cúpulas eclesiásticas y dirigentes políticos, subordinados a las corporaciones del poder real.

Termina el Año del Bicentenario, de la muerte de Néstor Kirchner, de la irrupción de MILES y MILES de jóvenes a la política, de la confirmación del liderazgo de nuestra Cristina, y del afianzamiento del modelo productivo en desarrollo.

Comienza una nueva etapa, de profundización del Proyecto Nacional que requiere construir más organización política de nuestro espacio y más medidas a favor del trabajo decente, de mayor integración de los trabajadores -sobre todo los informales- a la igualdad de derechos y salario por el mismo trabajo.

Una etapa en la que comienza a debatirse la necesidad de una nueva política de tierras y hábitat social, que permita modificar la realidad de que en “el país de la tierra”, que cuenta con 300 millones de hectáreas de las cuales 150 millones son productivas, el 80% de la población viva sólo en el 1% del territorio, y donde menos del 8% son "propietarios" del 90% de las tierras, muchos de ellos monopolios internacionales.

Una nueva Política de Tierras Urbanas, para que millones de compatriotas adquieran su 10x30 para construir su vivienda con créditos accesibles, incluso para trabajadores informales. Una nueva Política de Tierras Rurales, para que todo grupo familiar o cooperativa tenga derecho a trabajar, dicho de manera sencilla, tierra rural para quien la trabaje, priorizando alimentos frente a los pools sojeros.

Comienza una nueva etapa para defender y profundizar las conquistas. Compartimos el llamamiento de Cristina a toda la población a integrarse al Proyecto.

Para nosotros, Cristina Presidenta en 2011 no es solo una idea, una consigna, sino que es imprescindible, frente a las acechanzas y conspiraciones destituyentes.

Los neoliberales conservadores que intentan volver a los fracasados dogmas de los `90, y el impotente progresismo blanco que fue por la cloaca de la historia con la Alianza, son quienes, de cara al 2015, se perfilan como claras amenazas al proyecto nacional, popular y transformador que con mucha valentía parieron los Kirchner el 25 de mayo de 2003. Ni los neoliberales ni su variante, el progresismo blanco, deben llegar a adueñarse de la sucesión de nuestro proyecto.

Los Movimientos Sociales, la Central de Movimientos Populares, la Federación de Tierra y Vivienda, son parte de un torrente Nacional, Popular, Democrático y Emancipador que, junto a los Trabajadores formalizados de la CGT y CTA, sectores profesionales, de la cultura, estudiantes, pugnamos por ingresar a la lucha política y electoral para dotar a la representación del protagonismo y el patriotismo necesarios para superar el vaciamiento que nos legó la partidocracia alejada del pueblo.

MILES estamos convencidos que la lucha iniciada por el Gobierno de Néstor va adquiriendo cada día mayores logros y que Nuestra Cristina nos llevará a un gran triunfo en el 2011 para alcanzar la Democracia con Justicia Social enfrentando a las Corporaciones.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Fuerza D'Elia! totalmente de acuerdo saludos desde pachakutiq.com.ar