jueves, febrero 23, 2012

La Tragedia en Once. Editorial de Luis D'Elía


Indudablemente es un día de una profunda tristeza y de un enorme dolor, yo ayer solo atiné a poner un Twitter chiquito donde enviaba mi solidaridad y condolencias a las víctimas y sus familiares. Intenté procesar espiritualmente lo que paso ayer, que fue dantesco.

Siento una mezcla de dolor e indignación. El dolor de ver otra vez a los trabajadores, estas cosas nunca pasan con los ricos. Pasan con los laburantes, a la gente que va a sus trabajos y a los que van a estudiar, hijos de trabajadores, viajando hacinados, como animales, donde no hay controles. El primer dolor era de clase, me duele la clase obrera, me duelen las víctimas, me duelen los trabajadores y estudiantes muertos, me duelen los niños muertos. Porque siempre las cosas pasan del mismo lado? No conozco ninguna tragedia de este tipo en Puerto Madero, Cañitas o Recoleta; tampoco la deseo. Pero esto siempre sucede del mismo lado, le pasa a los laburantes.

Por otro lado siento indignación, una indignación infinita. Toda crisis tiene siempre algo de oportunidad, y esta crisis es una oportunidad que ni la Presidenta de la República ni ninguno de nosotros debe desperdiciar.

Es cierto que Cirigliano es una delincuente, que alguna vez compró un avión a Jaime, un avión que esta anclado en algún hangar de Brasil. Precisamente ayer Oyarbide decía que los mails que acusan a Jaime en realidad no son tan veraces.

A esta altura creo que esta fuerza que dio tanto al pueblo en términos de acumulación y avance en estos años que se llama kirchnerismo, tiene que hacer su perestroika, la perestroika del kirchnerismo.

No solo hay que pegarle un voleo en el c... a Cirigliano y las concesionarias. Tenemos que darnos cuenta que se nos viene encima el estado neoliberal de los 90. Es un estado al servicio de otros intereses, no de los intereses del campo del pueblo, no de los intereses de los trabajadores, de la clase media. Es un estado el de los ‘90, que en el ‘94 lo armaron para la depredación de este país, para la entrega del patrimonio nacional, para el lucro y la corrupción, para la devastación. Necesitaríamos ir a fondo en todo.

Me gustaría ver a la Presidenta de la República yendo a fondo en esto una vez terminados los peritajes, abriendo el cause penal a los responsables, terminado con la concesión de Cirigliano pero también convocando al pueblo argentino para que en seis meses votemos constituyentes y terminemos con el estado neoliberal conservador consagrado en la constitución del ‘94. Si la Presidenta quiere tener un acto de grandeza para la historia como los tantos que ya ha tenido, que se auto-excluya de cualquier debate re-eleccionario. Pero hay que modificar ese estado. Un estado que hace que las petroleras no entreguen combustible, que la megamineria se transforme en una acción depredadora y unitaria, que los trenes se transformen en el salvajismo de ayer, o que si hace calor o frío no tengamos luz porque las concesionarias no reinvierten.

Es a ese estado neoliberal conservador al que debemos destruir, hay que empezar de nuevo. Algunos se niegan, se resisten a los cambios porque atrás esta la puta corrupción. Seria una señal muy clara, un ejemplo que Jaime vaya a la cárcel.

Yo formé parte del gobierno de Néstor Kirchner, yo milité y milito desde hace casi 9 años con mucho orgullo este modelo, no tengo porque ser tildado de corrupto con un tipo que su vida esta ahí, expuesta. Sería bueno como una señal bien clara, este tipo vaya en cana, señal de un tiempo distinto.

Hay que terminar con el estado neoliberal del ‘94. Ese estado neoliberal hace imposible que el proceso kirchnerista se pueda profundizar, se ha transformado en una barrera infranqueable. Y solamente puede derrumbar a ese estado, la voluntad popular expresada en las urnas. Millones de argentinos respaldando el cambio de la constitución, que vuelva a haber un estado federal y presente, que impida la devastación minera y asegure que el oro, la plata, el cobre y otros minerales sean del conjunto de la sociedad argentina. Que el petróleo no sea de 10 emiratos, de 10 provincias, que sea de nuevo del conjunto del pueblo argentino.

Tiene que volver a haber estado federal. Tenemos que volver a tener un sistema nacional de educación, no esta educación que fue desguazada por Caballo y la constitución del ‘94. Al igual que sucedió con el aparato de salud en todo el país, ayer veíamos que los mejores hospitales nacionales están en manos de una municipalidad.

Yo sentí una mezcla de dolor y de angustia, un dolor infinito por la clase trabajadora. Esto que nos sucedió es terrible pero también es una oportunidad para tomar al toro por las astas, desenmascarar corruptos, para echar empresas prevendarias. La empresa de Cirigliano usaba el subsidio estatal para comprar dólares, no para reparar las vías, mejorar los vagones, ofrecer a los usuarios un mejor servicio; lo hacían para conspirar contra el gobierno argentino. Hoy hay que sacarles inmediatamente la concesión y debemos repensar ademas esta Argentina heredada del menemato, de la noche neoliberal conservadora y que no puede tener mas continuidad en la historia. Ha llegado la hora de una profunda perestroika y glasnost en el kirchnerismo.

Se que la Presidenta de la República es una gran mujer, una gran líder, con profundas convicciones ideológicas y republicanas y que seguramente por estas horas esta sufriendo una infinita tristeza.

Desde esta tribuna que es 7.0, Radio Cooperativa, con toda humildad decimos que le enviamos a los familiares, a las víctimas un abrazo enorme y nuestro afecto. Y en este caso en particular, fin inmediato de estas concesiones.

Juicio y castigo a los culpables. Porque la corrupción mata y los que mataron desde la corrupción deben ir a la cárcel. Cárcel a Jaime, una cárcel ejemplificadora, porque si Cirigliano no le compra un avión a Jaime, seguramente los servicios del Sarmiento podrían estar mucho mejor.

Nuestra propuesta de fondo, Compañera Presidenta, es que hay que ir a una constituyente, ahora que usted tiene dos meses en el poder, ahora que tiene todo el poder acumulado del 54,4 % de los votos. Eso no debe servir para pavonearse. Debe servir para cambiar la historia. Y usted va a pasar a la historia de los argentinos como la mujer que derroto la noche neoliberal conservadora. Ojalá nos escuche.

Luis D'Elía

5 comentarios:

Nicolas Borzone dijo...

Que garnde Luis, siempre tan claro y sin pelos en la lengua, desenmascarando corruptos y culpables

Luis Pablo Turchet dijo...

Genial clro y profundo una vision macro para lo micro que generalmente nos acosa, es verdad que el estado no esta acorde con las politicas que se llevan hoy adelante hay no solo que impulsar el debate sino que elevarlo.

Gracias luis somo MILES

Johnathan Branda dijo...

100% de acuerdo, compañero. Hay que empujar esa idea.

Anónimo dijo...

Siempre preclaro, Luis. Un abrazo, Compañero. Adrián de Villa Crespo.

monona ban dijo...

Acuerdo con vos casi en un 100%. Vivo en Belgrano.Ayer vi a sr de TBA pegando con 2 clavitos la barrera de Monroe.Eto no es tema de ricos y pobres. En Belgrano nos inundamos siempre!Hasta no hace mucho le tenía que PAGAR A TBA POR VIVIR CERCA DEL SUBTE!!Todos viajamos mal al punto de correr peligro de vida, siempre!!No dejes a la clase media afuera, por más q muchas veces funcionemos como tilingos.Nosotros también tenemos hijos que laburan y nos identificamos con cada madre que buscaba a su hijo.La actitud indiferente de los brasileros de clase media con el pobre, con el laburante, nuestra clase media no la tiene. Estamos conmovidos TODOS salvo los hijos de puta. Si no soy peronista es porque viví a Perón viejo, a Menem.Sufrí muerte de amigos por Perón y su mujer. Recordemos q a Videla lo eligió el peronismo.Sufrí que se quedaran con TODOS mis ahorros. La clase media está traumatizada con el peronismo que vivió y deseamos no desilucionarnos con el Kirchnerismo.Pero somos como el niño quemado. Lo que pasó muestra la ineficiencia de funcionarios y la codicia de las empresas que se salvan siempre. Este es el momento de aplicar la ley antiterrorista con los empresario de TBA. Sabés que te respeto mucho abrazo