miércoles, abril 25, 2012

Charla Debate: El actual Estado y la actual Constitución Nacional.

La reforma constitucional para adecuar la Carta Magna a las necesidades que plantea el siglo XXI fue parte de un debate que se inició en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.

El debate tuvo como eje una pregunta: "El actual Estado y la actual Constitución Nacional ¿permiten pensar la Argentina del Siglo XXI?"

El panel estuvo integrado por el filósofo Ricardo Forster; los constitucionalistas Eduardo Barcesat y Raúl Gustavo Ferreyra y el dirigente de MILES, Luis D'Elía. El ministro de la Corte Suprema, Eugenio Zaffaroni, invitado al encuentro, no pudo concurrir por razones de salud, en tanto que Eduardo Sigal fue el moderador.

Forster sostuvo que: "Este es el comienzo de un debate abierto. Hay que generar una discusión sin prejuicios."

"Estamos en el marco de la vida democrática, no hablamos de revocar la Constitución de 1994. El núcleo fundamental de esa Constitución se vinculó fundamentalmente con la matriz dominante en aquellos tiempos en Argentina, es decir, la neoliberal y donde el concepto de riqueza y propiedad estaba vinculado a esa matriz."

"La Constitución de 1949 introdujo una dimensión social y un concepto de propiedad y recursos naturales que son absolutamente rescatables. Lo mejor es encontrar los puntos de reunión de las mejores tradiciones argentinas y que la Constitución sea la expresión de esas confluencias y no simplemente una Constitución en negro que reemplaza a una en blanco;"sostuvo Forster.

Agregó: "Vivimos una época donde la Constitución puede ser algo más que palabra escrita sin significación, sino que constituirse en la ley madre de todas las leyes en la República."

A su vez Luis D'Elía señaló: "Nos preguntamos si se puede pensar en el Siglo XXI con esta Constitución. Si se puede profundizar el modelo nacional, popular y democrático con la Constitución que nos impuso el Consenso de Washington en el 94. Hay que abrir un gran debate."

En tanto, Barcesat señaló: "Hay que examinar el mecanismo de cómo se convoca a la reforma constitucional y el aspecto institucional. Es un debate académico con trascendencia y peso político."

Por su parte, Ferreyra declaró: "El primer objetivo es plantear la necesidad de la reforma porque toda generación tiene derecho a fijar las reglas constitucionales sobre las cuales va a decidir la convivencia comunitaria. A partir de esas reglas se debe evaluar cuáles son las virtudes y los defectos de la Constitución de 1994. También una reformulación en el marco del Poder Judicial. Las reformas constitucionales requieren una extraordinaria movilización y la Constitución es la carta máxima de la tolerancia de modo que no se puede hacer una Constitución con un consenso menguado, el consenso tiene que ser muy importante."


FOTOS

No hay comentarios.: