sábado, junio 16, 2012

Hay que frenar la represión en Paraguay

En base a informes confusos y parciales nos enteramos de la muerte de 10 campesinos y 7 policías en el departamento de Curuguaty, a 400 kilómetros de Asunción.

Los decesos se produjeron cuando fuerzas policiales intentaron desalojar a 150 campesinos sin tierra que ocupaban terrenos privados en una reserva forestal de propiedad del terrateniente y ex senador del opositor Partido Colorado Blas Riquelme.

La ocupación se produce en medio de las tensiones entre las corporaciones agrarias y los campesinos sin tierra que no vieron satisfechos sus reclamos pese al plan del presidente Lugo de llevar adelante una reforma agraria para 87.000 familias campesinas pobres, y que no puede aún cumplir por falta de presupuesto para comprar terrenos privados ante la ausencia de propiedades fiscales.

El Miles y la FTV se pronuncian categóricamente en contra de la represión y llama a la reflexión en la búsqueda de una solución pacífica entre los hermanos paraguayos.

Estos trágicos hechos son producto de la injusta distribución de la tierra en nuestros países y la pobreza ancestral de nuestro campesinado. Creemos que el mejor camino para lograr un alto el fuego inmediato es la mediación de los organismos regionales como el MERCOSUR y la UNASUR con la premisa de defender la vida de los campesinos y encontrar una vía pacífica de negociación.

No hay comentarios.: